miércoles, 1 de junio de 2011

Españistán

¿Quién me lo iba a decir?. Hace unos meses me estuve partiendo la crisma para explicar la crisis económica que nos envuelve en dos largos posts. Y ahora llega un chaval de veintipocos años, elabora un corto de animación sobre el tema, y consigue explicar el tema de manera magnífica en 6 minutos y pico. ¡Hay que joderse!.

El video debería mostrarse en las escuelas, sino como explicación de la crisis, por lo menos como ejemplo de comunicación audiovisual. Su éxito, con más de 1.800.000 visionados del mismo en Youtube en una semana, es indudable. Algunos medios de comunicación se han hecho eco de esta repercusión y han dedicado más o menos espacio al corto. Como no podía ser menos en este país, no se ha tardado en asignarsele una tendencia. Y está es indudablemente sociata. "Este video lo ha hecho un rojo", comentaba un conocido mío de Oviedo, que también aboga por exterminar a los gitanos.

La acusación de parcialidad merece ser contemplada. El principal actor en la genésis de la actual situación económica en la animación es el gobierno de Jose María Aznar, encarnado en él mismo. Zapatero apenas aparece, y aunque quedan bien patentes las acciones del gabinete conservador, no aparece reflejada la inacción y palos de ciego (el plan E, que en medio de la crisis regaló millones a ayuntamientos corruptos para obras estéticas) del actual gobierno en los años criticos que van del 2008 al 2010.

Pienso, no obstante, que dicha crítica no acierta a comprender el ambiente actual que si ha tenido en cuenta Aleix Saló, el autor de este corto, a la hora de realizarlo. La responsabilidad de Zapatero y su gobierno nos es patente a casi todos hoy en día porque es reciente, yo diría que incluso actual. Volver a revisarlo en la actualidad es redundante. La responsabilidad del gobierno del PP ha quedado enterrada en la memoria de los 15 años transcurridos desde la Ley del Suelo. Resaltar lo acaecido hace más tiempo es más necesario que recordar lo actual, ya conocido por todos. Además, la acusación de imparcialidad queda, a mi juicio, anulada porque Zapatero aparece ni más ni menos que como un tonto, y porque al inicio del video se recuerda que la Ley de Suelo de 1998 fue bien acogida por casi todos los partidos políticos.

El éxito en la difusión del video debe poco a los medios de comunicación y los intereses que los controlan. Mucha gente lo ve simplemente porque es bueno. Y es bueno porque recoge y sintetiza cosas que los que estamos aquí y ahora conocemos por haberlas vivido a lo largo de la primera decada de este milenio. Es sabiduría popular, la experiencia de la calle. Habitualmente soy bastante renuente a dar la razón a algún argumento en función de su éxito entre las masas, pero en este caso no puedo evitar hacerlo. Mi explicación es que esta visión de la crisis no ha sido difundida de arriba hacia abajo, desde un medio de masas a la población, sino que ha sido difundida desde abajo. Cualquiera podría haber hecho sobre la crisis el mismo razonamiento que aparece en el video. Es más, no tengo duda alguna de que dicha explicación se ha producido miles de veces en los últimos años. El mes pasado, sin ir más lejos, tomé parte en una conversación en Madrid en la que se relacionó directamente la Ley de Suelo y la crisis.

La genialidad y arte de Aleix Saló no ha estado en el la explicación en sí, sino en la forma de hacerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada